En el año 1952 los señores Everardo y Adri Schravesande Langner constituyeron Schravesande y Cia., con el objetivo de construir una feria comercial organizada por el gobierno Holandés, con lo cual se funda en México la primera empresa especializada en la construcción y montaje de ferias y exposiciones.

Esta feria promovía los productos agrícolas e industriales Holandeses de aquella época. El principal reto fué que en esos años no existía un centro de exposiciones en México, por lo que la feria holandesa se llevó a cabo dentro de un pabellón temporal construido exprofeso por Schravesande y Cia.

Situaciones similares corrieron todas las exposiciones y ferias comerciales que se celebraban en aquellos años como la Exposición Alemana celebrada en Ciudad Universitaria y la Exposición Francesa que tuvo como sede el Auditorio Nacional.

La ubicación elegida para celebrar exposiciones en esos años fue el Auditorio Nacional el cual cuenta con una excelente ubicación dentro de la Ciudad de México, sobre el Paseo de la Reforma, la principal avenida de la ciudad, área de estacionamiento y especialmente con una explanada muy grande y áreas circunvecinas disponibles para albergar los pabellones provisionales que feria con feria se construían y se desmontaban.

En el año 1962, los hermanos Everardo y Adri Schravesande constituyen una nueva empresa llamada Construcciones y Maderas , S.A. de C.V, que tomaría el lugar de Schravesande y Cia., a la cual de manera abreviada llamaban CONMASA que se especializó en construir los pabellones (salones) temporales para las ferias comerciales internacionales que venían a México. Fue así que se presentaron en México ferias comerciales de prãcticamente todos los países de europa incluida europa del este, y por supuesto de América del Norte. De la misma manera que las exposiciones internacionales, las exposiciones nacionales fueron tomando fuerza como fue el caso de la Feria del Hogar, la cual se realizó durante mãs de 25 años, esta feria requería de 30,000 m2 de salones provisionales, los cuales fueron construidos alrededor del Auditorio Nacional siempre por CONMASA.

Para los Juegos Olímpicos celebrados en México en 1968, CONMASA fue contratada para la construcción de una gran cantidad de instalaciones, entre ellas la escalera para el acceso al pebetero de la flama olímpica en la inauguración, piso de duela en el velódromo olímpico, Centro de Prensa, la totalidad de las caballerizas en Avándaro, Edo. de México, taquillas, vestidores, etc.

En los años del boom económico de México durante de la década de los 70's, las ferias comerciales ocupaban durante todo el año el área del Auditorio Nacional, por lo que se comenzó a utilizar las explanadas del Palacio de los Deportes como sitio alterno para las exposiciones. El Palacio de los Deportes tenía grandes explanadas que habían sido utilizadas para celebrar Exposiciones Ganaderas únicamente, pero ante la saturación del Auditorio Nacional, empezó a albergar ferias comerciales internacionales. En un principio construyendo pabellones temporales y posteriormente en las carpas que montó el Gobierno de la ciudad.

CONMASA, construía básicamente exposiciones comerciales en la ciudad de México y ferias ganaderas o regionales, en el interior de la República, era excepcional la exposición comercial que se celebrara en provincia.

Durante los años 80's y 90's hubo un cambió del tipo de exposiciones que se organizaba, dejaron de realizarse aquellas enormes ferias comerciales internacionales que promovían todos los sectores productivos de los países y que eran auspiciadas por sus gobiernos, y empezaron a organizarse pequeñas ferias sectoriales impulsadas por cámaras o asociaciones. Al reducirse el tamaño de las exposiciones podían celebrarse en los salones de Hoteles, para lo cual CONMASA fabricó el Sistema Modular SCH, a base de perfiles de aluminio y paneles con acabado tipo melamina. El uso del Sistema Modular SCH, permitía mayor rapidez de armado, mayor limpieza y eliminó el uso de martillos, clavos y pintura, que requería el sistema tradicional de mamparas de madera, y a los cuales se oponían los hoteles para proteger las alfombras de sus salones.

Aunado a lo anterior, a principios de los 90's se inicia la remodelación del Auditorio Nacional, con lo que los organizadores, pierden el mejor lugar para celebrar ferias y exposiciones en la ciudad de México. Las opciones se reducían a los salones de hoteles y al Palacio de los Deportes con las carpas que posteriormente fueron retiradas para que una exposición alemana construyera dos pabellones feriales que a la fecha siguen funcionando.

Por otra parte en estas mismas fechas México firmó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá lo cual generó un gran interés a nivel internacional por realizar exposiciones comerciales en México, multiplicándose el número y mejorando la calidad de las mismas.

La Ciudad de México queda en una desventaja tremenda, sin un centro de exposiciones bien ubicado y bien construído. Patricia Farías Barlow, siendo presidenta de la Asociación Mexicana Organizadores de Ferias y Exposiciones, logró construir un salón en la colonia Roma, dando una solución provisional al problema. En esos años, Expo Guadalajara había abierto sus puertas (1987) y Cintermex en Monterrey había hecho lo mismo (1991) por lo que CONMASA se asocia con varios organizadores de eventos y abren en el año 1991, un centro de exposiciones llamado Exhibimex, el cual desaparece 10 años más tarde cuando en la ciudad de México abren sus puertas tres grandes centros de exposiciones: World Trade Center (1995), Expo Bancomer (2001) y Centro Banamex (2002).

Después de aventurarse en el manejo de un centro de exposiciones, CONMASA decide cambiar su nombre por el actual: GRUPO SCH EXPOSICIONES CONMASA, y dedicarse únicamente, como en sus inicios, a servir a los organizadores de exposiciones.


SOCIOS FUNDADORES